lunes, 30 de enero de 2012

Encanto Bajo el Mar

Hace unos pocos días mi amiga María Eugenia Rojas Alegría celebró el primer año de uno de sus hermosos blogs, el Kiosco de Mau, y tuvo la deferencia de regalarme esta sirenita preciosa.  Muchas gracias María Eugenia, y que cumplas muchos más!

 Photobucket

jueves, 26 de enero de 2012

Thomas Jefferson, Ferviente Defensor de los Valores Republicanos

Presidente Thomas Jefferson
 (1743-1826)

Hijo de aristocráticos plantadores de tabaco, Thomas Jefferson fue uno de los Padres Fundadores de Estados Unidos, el principal autor de la Declaración de Independencia y el tercer Presidente de ese país (1801-1809). Como prominente figura de la intelectualidad del momento, fue líder y cofundador junto a James Madison del Partido Demócrata-Republicano, dominó la política estadounidense durante 25 años, fue gobernador de Virginia durante la Guerra de Independencia, primer Secretario de Estado y segundo Vicepresidente de los Estados Unidos. Hombre del renacimiento, imaginó un modelo de país que, en ese momento, no era más que un sueño. Inventó el primer arado moderno, fue presidente de la Sociedad Filosófica de Estados Unidos, envió a Lewis y Clark a la primera expedición científica del país, llevó a cabo el proceso de alta traición contra Aaron Burr, disminuyó el presupuesto militar, compró el amplio territorio de Luisiana a Francia, creó la Universidad de Virginia y volvió a diseñar Washington D.C. para que el presidente en la Casa Blanca tuviera que mirar hacia arriba para ver el Congreso en Capitol Hill.

El Capitolio

Llevó a cabo la separación entre Iglesia y Estado, así como la creación de escuelas públicas por lo que era tachado por sus detractores de peligroso revolucionario, ateo y terrorista. Como líder en la Ilustración, Jefferson era un erudito que hablaba cinco idiomas y estaba profundamente interesado en la ciencia, la religión y la filosofía política. Aunque no fue un orador, era un infatigable escritor de cartas e intercambiaba correspondencia con muchas personas influyentes de Estados Unidos y Europa. Su búsqueda del conocimiento era implacable, y en el camino, acumuló la más grande colección de libros del país en ese momento.
La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos fue establecida el 24 de abril de 1800 y Jefferson jugó un rol importante en su formación temprana cuando, en 1802, promulgó la primera ley estableciendo la estructura de la biblioteca. En 1814, la pequeña biblioteca fue destruida por las tropas británicas, en un incendio que quemó la colección inicial de alrededor de 3.000 volúmenes.
Un mes después de estos hechos, el propio Jefferson ofreció su biblioteca privada para reemplazar la colección perdida. Él había estado acumulando libros durante 50 años, recogiendo numerosos volúmenes de diversos temas, entre ellos filosofía, ciencia, y literatura, así como otros temas no relacionados necesariamente con las funciones legislativas del Congreso, como libros de cocina. En 1815, el Congreso aceptó la oferta de Jefferson, a cambio de un valor de $23.950 por los 6.487 libros que atesoraba bajo llave y por esa época afirmaba que "Si yo tuviera que decidir entre un gobierno sin prensa y una prensa sin gobierno, no vacilaría un instante en preferir lo segundo". También aquello de que "nuestra libertad depende de la libertad de prensa, y ésta no puede limitarse sin perderse".

Biblioteca del Congreso de USA, Edificio Thomas Jefferson

Pero el principal redactor de la Declaración de la Independencia, también tuvo profundas contradicciones. El mismo político que redactó en el segundo párrafo de la Declaración de la Independencia,"Sostenemos como evidentes en sí mismas estas verdades: que todos los hombres son creados iguales", y, todos los hombres "son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables", entre los que se cuentan "la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad", que fue un destacado oponente del comercio internacional de esclavos, y que presidió su abolición en 1807, también fue dueño personal de más de 200 esclavos que trabajaban en su propiedad. Creo que sus puntos de vista sobre la esclavitud eran complejos, y fueron cambiando a lo largo de su vida. Asimismo se dice que tuvo por lo menos seis hijos con una esclava amante y medio hermana de su esposa. Los enemigos del político lo acusaron de conducta inapropiada, trataron de usar el escándalo en su contra durante su campaña a la presidencia pero no funcionó. Jefferson nunca negó ni confirmó este supuesto vínculo y -aunque se le ha comprobado un hijo con su esclava, Sally Hemings- la mayoría de los estadounidenses siguen resistiéndose a creer eso de uno de sus padres fundadores cuyo nombre se identifica con los ideales originales de la república ya que Jefferson creía en un Estados Unidos de espíritu agrario, y difundía el ideal social del granjero modesto e independiente.

Memorial de Thomas Jefferson, al atardecer

Acorde a este ideal, como Ministro de Asuntos Exteriores durante el mandato de George Washington abandonó su cargo como protesta ante la política financiera de Alexander Hamilton, gran pensador y rival que soñó con una democracia diferente, que estaba en tensión con la imaginada por Jefferson y en una carta a su Secretario del Tesoro le decía, "Yo creo que las entidades financieras son más peligrosas para nuestras libertades que un ejército en armas. Si el pueblo americano permitiera alguna vez que los bancos privados controlen la emisión de moneda circulante, primero a través de la inflación y luego por la deflación, los bancos y las corporaciones que crecen a su alrededor despojarán al pueblo de toda propiedad hasta que nuestros hijos despierten un día sin hogar y desamparados en el continente que sus padres conquistaron". Hamilton, partidario de los Federalistas, representaba a los terratenientes, a los ricos negociantes, a los abogados, a los notables y era partidario de un ejecutivo fuerte, de un ejército muy preparado, de una moneda propia y un banco central; en definitiva un país muy parecido al que es hoy. Jefferson, en cambio, relacionaba todo eso con el imperialismo y la monarquía europea, pero sobre todo la británica a la que él despreciaba profundamente. Desconfiaba de Gran Bretaña como una amenaza para los valores estadounidenses pero admiraba profundamente a Francia, país en el que fue embajador, hasta el punto de que se le han atribuido estas palabras: "Todos los hombres tienen dos patrias: la suya y Francia".
Favoreció la futura expansión de los Estados Unidos y se enfrentó a varios problemas con las relaciones exteriores siempre tratando de preservar la neutralidad de Estados Unidos ante los problemas de las guerras napoléonicas.
Por su liderazgo y visión global muchos norteamericanos, en su corazón nostálgico, todavía tienen en Thomas Jefferson a una de las más altas figuras que presidieron el nacimiento de los Estados Unidos, quien coincidentemente, falleció el día del 50° aniversario de la Declaración de Independencia del país que más fuerza tiene en la imaginación global por su permanente apelación a los sueños, a lo mejor de las personas y a su idea universal de nación.

La Casa de Jefferson: Monticello, en Virginia

viernes, 20 de enero de 2012

Los Paraguas de Cherburgo


La lluvia, las lágrimas y una hermosísima Catherine Deneuve diciendo "Je ne pourrai jamais vivre sans toi..." me llenan de nostalgia en esta agridulce historia romántica. Este es un film inusual porque tiene una particularidad, todo el diálogo es cantado, lo que puede resultar chocante en un primer momento aunque diez minutos después uno queda definitivamente atrapado en una historia que jamás olvidará; el canto se vuelve tan natural, que incluso se deja de pensar en eso. Es una historia de amor directa, sencilla, de aparente sentimentalismo inicial pero que gradualmente nos va mostrando la cruda realidad que la vida a veces nos depara a las personas. Está dividida en tres actos y debe ser de las películas más exquisitas que he visto en mucho tiempo.
Madame Emery y su hija de diecisiete años, Geneviève (Catherine Deneuve) venden paraguas en su pequeña boutique en la ciudad costera de Cherburgo, Francia. Geneviève está enamorada de Guy (Nino Castelnuovo), un mecánico de veinte años que vive con su tía enferma a la que cuida hasta que es convocado para servir a su país en la guerra de Argelia. La noche antes de irse, él y Geneviève hacen el amor y ella queda embarazada. La despedida es triste, el tren que parte y la banda sonora logran crear un clima melancólico muy especial.


Ella se siente abandonada, ya que él no escribe con mucha frecuencia, en gran parte debido a las restricciones de la vida militar. Ante la presión de su madre, se casa con Roland Cassard, un joyero que se enamora de Geneviève a pesar de saber que ella está embarazada de otro hombre. La escena de la boda en una gran catedral muestra el ascenso social y económico de la joven, pero ella no parece en absoluto feliz con su situación en la que, claramente, se siente atrapada.
Cuando Guy regresa, se entera de que Geneviève se casó, dejó Cherburgo y que la tienda de paraguas fue vendida. Intenta retomar su vida anterior pero lucha contra la depresión y la ira, debido tanto a la guerra como a la pérdida de Geneviève. A partir de ahí pasa el día y la noche en bares de mala muerte. Todo cambiará un día, cuando regresa a su departamento y ve a Madeleine -la enfermera de su tía- muy angustiada que le dice entre lágrimas que su madrina ha muerto. Él se da cuenta que ella lo ama en secreto y decide comenzar una relación. Con la herencia que cobra de su tía, pone una estación de servicio, le pide a Madeleine que se case con él y ella acepta.
Pasan algunos años, Guy está felizmente casado, tiene un hijo y se encuentra con la ahora rica y cambiada Geneviève en su estación de servicio. En este encuentro casual de emoción contenida y arrepentimiento tácito creo que hay una perlita, es cuando el empleado de la gasolinera le pregunta: -"super o común?"  y ella responde: -"super". Pienso que es todo un guiño hacia su elección amorosa y de vida. No voy a contar el final, sólo diré que ellos se comportarán acorde a las responsabilidades que adquirieron en su nueva vida, que no existe otra película como esta y que es tan maravillosa que no puedo creer que exista. Puede haber tanta belleza en la tristeza... me alcanzan los kleenex, por favor?

domingo, 1 de enero de 2012